Enviar en WhatsApp
Compartir

Y de repente despertamos un día y todo cambió, la muralla china no era tan fuerte, en Disney se apagó la magia, a Paris no llegan los enamorados,, ahora New York sí duerme, y ningún camino quiere conducir a Roma, un virus se corona como Rey del mundo

Placas Rojas - Y de repente despertamos un día y todo cambió, la muralla china no era tan fuerte, en Disney se apagó la magia, a Paris no llegan los enamorados,, ahora New York sí duerme, y ningún camino quiere conducir a Roma, un virus se corona como Rey del mundo